Samaniego & Tiedra Consulting
912 656 067
923 270 343
| AUDITORES SOCIO-LABORALES |

NOTICIAS

08/03/2018
INCAPACIDAD LABORAL
La incapacidad laboral se produce cuando el trabajador tiene un accidente o sufre una enfermedad que le imposibilita desempeñar sus tareas.

La Seguridad Social contempla dos tipos de incapacidad en la división general: temporal por enfermedad común y permanente. Esta última es una circunstancia que puede tener cualquier trabajador cuando padece una patología o enfermedad diagnosticada que limita o hace imposible desarrollar su actividad laboral.

Dentro de las incapacidades permanentes, hay diferentes grados:
- Parcial para la profesión habitual, que ocasiona al trabajador una disminución no inferior al 33% en el rendimiento para dicha profesión.
- Total para la profesión habitual, que le inhabilita para su profesión habitual, pero puede dedicarse a otra distinta.
- Absoluta para todo trabajo, que inhabilita para toda profesión u oficio.
- Gran invalidez, que se da cuando el trabajador incapacitado necesita la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida.

Las incapacidades se solicitan siempre a través del médico de cabecera. En el caso de que sea temporal, será la mutua la que realiza el seguimiento. Si la incapacidad es permanente, será el facultativo de cabecera quien inicie los trámites después de que el trabajador haya pasado antes por un periodo de baja de 24 meses. Entonces es cuando el médico pasa el caso al Equipo de Valoración de Incapacidad (EVI) para su estudio que decide si concede la incapacidad permanente o no, si aumenta la temporal o si toma otra medida al respecto.

Los requisitos que se exigen para acceder a una pensión de incapacidad dependen del grado de incapacidad. Tener reconocida una incapacidad permanente da derecho a obtener una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de ingresos que se sufre cuando por enfermedad o accidente se ve reducida o anulada la capacidad laboral. Para percibirla, la Seguridad Social exige una serie de requisitos generales y de cotización, dependiendo del grado de incapacidad. Si esta deriva de accidente (sea o no laboral) o de enfermedad profesional no se exigen cotizaciones previas. El modelo de solicitud se puede descargar en la página de la Seguridad Social. Hay que presentarlo en el organismo que en cada caso se encargue de la gestión y pago: el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), el Instituto Social de la Marina (ISM) o la Mutua.

Las cuantías económicas se determinan por la base reguladora y el grado de incapacidad permanente:

- La parcial consiste en una indemnización a tanto alzado (24 mensualidades de la base reguladora).
- La permanente total, se basa en el 55% de la base reguladora y un 20% más a partir de los 55 años cuando se presuma la dificultad de obtener empleo en actividad distinta de la habitual.
- La permanente absoluta consiste en el 100% de la base reguladora.
- La gran invalidez se obtiene aplicando a la base reguladora el porcentaje correspondiente a la incapacidad permanente total o absoluta, incrementada con un complemento.

Se debe tener en cuenta que las pensiones por incapacidad temporal se revalorizan anualmente y tienen garantizadas cuantías mínimas mensuales. Este prestación está sujeta al impuesto de la renta, estando exentas de retención las que se derivan de la incapacidad permanente absoluta y gran invalidez.

Share
Volver
Ilustre colegio de Abogados de Madrid
Ilustre colegio de Abogados de Salamanca
Abogacía Española
Ministerio de Justicia
Agencia Tributaria
Junta de Castilla y León
Comunidad de Madrid
Seguridad Social
Sepe
fundaneed

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra polí­tica de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies